La Jeunesse de Lwiro

Por Luis Flores, veterinario y voluntario de Coopera en la R.D.del Congo.

El pasado mes de diciembre durante las vacaciones de navidad nuestra organización, Coopera, organizó un campeonato de Fútbol en la localidad de Lwiro, en la República Democrática del Congo, donde además lleva a cabo varios proyectos de cooperación y desarrollo, todo gracias a la colaboración y aportación económica del Gobierno de la Rioja y el Gobierno del País Vasco.

Lwiro es una pequeña localidad rural de la República Democrática del Congo, a una hora aproximadamente de Bukavu, ciudad fronteriza con Ruanda, donde las posibilidades de encontrar un empleo son escasas y donde predomina una economía de subsistencia basada en la explotación de las tierras de cultivo. Es además una localidad que a lo largo de las últimas décadas ha visto como las diferentes guerras llamaban a sus puertas y donde casi en cada familia se puede encontrar a alguien que de forma directa o indirecta ha sido afectada por la crueldad de éstas.

La idea de llevar a cabo un campeonato de fútbol donde un equipo de jóvenes de la zona ganase un trofeo puede parecer algo frívola teniendo en cuenta todos los problemas y necesidades que a diario acucian a sus gentes, pero cuando entramos a formar parte de la vida social diaria de los mismos podemos darnos cuenta de que ellos también quieren y  tienen el derecho de soñar con ganar o ser campeones de algo, y de llegar un poco más lejos en el día a día tan difícil de sus vidas, olvidando tantas vicisitudes y miserias, siendo éste uno de los principales objetivos que nuestra organización perseguía con tal evento. A su vez se pretendía potenciar entre los jóvenes de la zona valores como el compromiso, la solidaridad, el amor propio, o autoestima, y el deseo de auto superación, todos valores tan necesarios en una sociedad tan castigada por las continuas guerras.

El campeonato fue bautizado con el nombre de “La Juventud del Lwiro” y en él participaron 8 equipos de Lwiro y de localidades aledañas, de jóvenes hasta 18 años, desarrollándose durante todo el periodo de las vacaciones escolares de 2011.

Los equipos fueron:

Athletic Club de Lwiro, con jóvenes de la propia localidad. Un equipo creado y apoyado desde sus inicios por Coopera y la Fundación Athletic de Bilbao.

Amis Camp Matete, con jóvenes de un “barrio” del porpio Lwiro.

Tout Petit Cheguera, nombre que hace referencia a una localidad aledaña a Lwiro, cuyo frontera solo es un puente sobre un río que baja del Parque Nacional Kahuzi Biega, y donde se habla Mashi en vez de la lengua habitual en toda esta parte del este del Congo, el Swahili.

Coeur de Lion, con jóvenes de la localidad de Kahungu, otra localidad aledaña a Lwiro situada en un área a las faldas del parque Nacional Kahuzi Biega.

Miba Sport, con jóvenes también de la localidad de Kahungu.

Onze Mercenaries, de la localidad cercana de Katana, centro neurálgico del comercio local de la zona.

Sous Sol, con jóvenes también del propio Lwiro.

FC Espoir, con jóvenes también del área de Kahungu.

Se realizó un sorteo inicial que daría lugar a dos grupos de 4 equipos cada uno donde se disputaría una liguilla entre todos a un solo encuentro, clasificándose los dos primeros equipos de cada grupo para semifinales. Las semifinales se jugarían dando paso a dos equipos a la gran final y otros dos al partido de consolación.

En el campeonato había un comité FIFA, u organizador, formado por la propia gente de nuestra organización así como por alguna gente local, todos actuando de forma totalmente altruista. También de forma voluntaria los componentes de todos los equipos ayudaron en tareas como la colocación de las redes de las porterías, de los hilos que delimitaban el campo, en la recogida de balones entre la maleza, o en el corte, a machete en mano, del “césped” del terreno de juego. Solo hubo un estamento que cobró algo por su participación, y ese fue el equipo arbitral el cual estuvo formado por cuatro colegiados que sus veces hacían de árbitros y sus veces de jueces de línea, y que ayudaban un poco también a todas las tareas, ganando por su trabajo en todo el campeonato la cantidad de 15 dólares americanos (unos 12 euros aproximadamente), más el dinero correspondiente al pago de las tarjetas amarillas y rojas por cada equipo (medio dólar por las amarillas y un dólar por las rojas) algo que les ayudaba a, tras cada encuentro, poder tomarse un refrigerio.

El campeonato fue todo un éxito, no solo por conseguir reunir a una gran cantidad de jóvenes en torno al deporte y a los valores que queríamos potenciar, sino también por haber congregado en un mismo lugar, el terreno de juego, a los diferentes estamentos sociales de la zona, estamentos otras veces separados por barreras físicas o psicosociales como por ejemplo los militares y la población local, o nosotros mismos, los musungus (blancos) y los militares. Los partidos servían de punto de encuentro, de entretenimiento y han sido la única forma de ocio real que ha tenido gran parte de la población durante el periodo de Navidad. El calendario del campeonato era “vox populi”, todo el mundo sabía cuándo y quien jugaba siendo desde este punto de vista probablemente el evento de mayor difusión que nuestra organización ha llevado a cabo durante la mayoría del tiempo en la zona.

Tras jugar la fase de clasificación hubo cuatro equipos que se clasificaron, en el grupo A fueron Club Athletic de Lwiro y Amis Camp Matete, en primer y segundo lugar respectivamente, y en el grupo B Tout Petit Cheguera y Coeur de Lion, primero y segundo respectivamente.

Las semifinales se jugaron entre Club Athletic de Lwiro y Coeur de Lion y entre Tout Petit Cheguera y Amis Camp Matete.

En el primer partido el Athletic demostró su oficio y dedicación frente a Coeur de Lion ganando por un contundente 3 a 1 al final de los noventa minutos. Tanto la calidad técnica como el poderío físico del Athletic dejó caos a los “corazones de león” desde un primer instante. Y es que el Athletic no es solo un equipo de amigos que se juntan para echar pachangas, son algo más que eso.

En el segundo partido, Amis Camp MateteTout Petit Cheguera, la cosa estuvo mucho más igualada y hubo que llegar hasta la tanda de penaltis para decidir el vencedor del encuentro, después de un 1 a 1 en el cómputo global al final de los 90 minutos y la prorroga. Al final en el octavo lanzamiento desde los once metros, llegando igualados a cuatro, Amis Camp Matete erró su disparo y Tout Petit Cheguera lo transformó. Realmente cualquiera de los dos podía haber pasado a la gran final, los dos demostraron ser grandes equipos.

Así todo llegó el día de la gran final, el gran día para todos los habitantes de Lwiro y de localidades no tan cercanas, un acontecimiento notable en un radio de 10 kilómetros a la redonda, y el campo se llenó, de hombres, niños de todas las edades, mujeres, militares (de todos los bandos), policías y autoridades locales. Destacó la presencia del coronel jefe del ejército congolés de la zona de Lwiro; de los jefes de “villaje” de las localidades de donde provenían los equipos, con la presencia de “Rey de Kabare”, algo así al equivalente al Duque de Medina Sidonia en España; o del Director Científico del Centro Nacional de Investigación en Ciencias Naturales, un antiguo centro de investigación de la época belga que vive en una auténtica crisis desde el tiempo en que éstos se marcharon, un organismo muy respetado en todo el país. El preludio de ésta estuvo marcado por el desfile de los niños del grupo de “roots and shoots”, una especie de grupo de “boys scouts” con niños comprendidos entre los 2 años y los 15 años aproximadamente que se reúnen los domingos en torno al conocimiento de la fauna de Congo y su conservación. Éstos hicieron un emotivo desfile portando consignas en torno al deporte como una manera de reconciliación y de entendimiento entre los pueblos.

“Todos con todos”, con ello otro de los grandes objetivos del campeonato se cumplía.

Se jugó el partido de consolación batiendo con facilidad Amis Camp matete a Coeur de Lion por un contundente 3-1. A pesar de que Amis Camp Matete quedó tercero bien podría haber ganado el campeonato, pero fútbol es fútbol.

La gran final estuvo algo más disputada, ambos equipos ya se enfrentaron en la fase de clasificación con victoria del Athletic por la mínima así que ya se conocían. El partido llegó igualado al descanso con varias oportunidades por ambos bandos. Fue al inicio de la segunda parte donde tras un saque del portero del Athletic el balón llegó a la portería contraria y haciendo un extraño se coló en la meta de Tout Petit Cheguera. A partir de ahí el Athletic tomó el dominio del partido y dos genialidades de sus delanteros, Jorge y Tresor, pusieron el 3 a 0 a la mitad de la segunda parte para ya casi a su finalización Tout Petit marcar el gol del honor a través de su mejor jugador, El-jy.

El campeonato terminó con la entrega de premios tras la gran final. Hubo un premio de una mochila “Wilson” para el mejor guardameta, Mutombo de Amis Camp Matete; para los mayores goleadores, George del Athletic y El-ji de Amis Camp Matete con seis dianas ambos; y para el mejor jugador, Tresor del Athletic. Luego se dieron varios balones, bolsa deportivas, medias y un pequeño botiquín para los equipos clasificados en cuarto, tercero y segundo lugar, y para el ganador además que algún que otro balón hubo la “Grand Coup”, un pequeño trofeo que difícilmente encontramos en casi la única tienda deportiva que existe en Bukavu pero que hizo los deleites del público allí presente.

Así pues podemos decir que el campeonato fue todo un éxito, los objetivos marcados en un principio como fueron realzar valores como el compromiso, la solidaridad, la autoestima y el deseo de auto superación los alcanzamos, pero sobre todo conseguimos hacer que en una parte “olvidada”, para lo que se quiere, de nuestro planeta sus gentes olvidasen sus miserias por un momento y disfrutasen como cualquiera de nosotros pueden hacer en torno al futbol.

Anuncios

Acerca de Pablo Moreno Acevedo

Consultor de marketing digital y diseñador web. Autor del libro "De mayor, youtuber". Escribo donde me dejan y también en mi blog Fuera Códigos.
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Tu opinión nos importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s